Soportes y resistencias

Los soportes y resistencias son niveles o zonas de obstáculo donde los precios pueden detenerse. Estas paredes invisibles que se crean en la línea de precio son clave para detectar zonas en las que debemos prestar atención en nuestra operativa. El precio debe rebotar como mínimo dos veces para considerar que en un cierto nivel de precios existe un soporte o una resistencia. Si el precio rebota en estas zonas, se va afianzando la resistencia o soporte. Si el precio, en cambio, las rompe, lo hará con fuerza (ésta dependerá del número de rebotes que ha tenido antes el precio).

La manera correcta de dibujar los soportes y las resistencias más relevantes es buscando los lugares donde el precio rebota o vuelve. Hay que ignorar los excesos, o sea, los vértices que sobresalen del resto. Mandan los demás rebotes porque hay más de uno en el mismo nivel.

Las resistencias, en cambio, son líneas que hay que dibujar cuando el precio no puede subir más en un determinado nivel de precio.

Los soportes y resistencias no siempre son líneas perfectamente horizontales y a veces coinciden con las líneas de tendencia. Se trata de detectar las barreras, los creeks y los muros a los que llega el precio y por los que no puede cruzar (cuantas más veces toque el precio a un soporte o a una resistencia más validez le dará y con más fuerza romperá cuando la supere).

Recuerda que el precio está controlado por grandes fondos de inversión que no siguen patrones limpios ni nobles. Es por ese motivo que hay que estudiar a fondo los gráficos antes de empezar a operar.

Marcar estas líneas te dirá las zonas que hay que vigilar cuando el precio llegue o vuelva a tocarlas (muchas veces el precio vuelve a zonas para comprobar si aún existen compradores o vendedores) y así tener referencias a la hora de entrar y salir del mercado.

Lectura recomendada: El análisis técnico explicado.


Este contenido aparece en el curso de Order Book de Ferran Font.
Consigue hasta un 18% de descuento en su curso online.