Análisis del precio

Existen dos tipos de análisis: el técnico y el fundamental. El análisis técnico nos permite analizar el precio mediante la detección de estructuras y patrones. En cambio, el análisis fundamental basa sus conclusiones en la situación política, económica y social, así como el contexto a través del cual se define el propio activo financiero.

El análisis técnico

El precio, en la mayoría de los activos, suele crear los mismos patrones y estructuras. Hoy en día, quien mueve el mercado en mayor proporción son super ordenadores. Estos equipos tienen programados una serie de algoritmos que lanzan órdenes a mercado (lo que se llama trading algorítmico) y que se desvelan en forma de estructuras y patrones que se repiten.

Estas estructuras y patrones las encontramos en todos los timeframes. La línea de precio viene a ser un fractal. Encontraremos las mismas figuras tanto en espacios de tiempo de 1 minuto como en espacios de tiempo de 1 día. La única diferencia es que en temporalidades más bajas los movimientos son menos fiables.

A la hora de realizar un análisis técnico lo más difícil es ser capaz de desentrañar la historia que hay detrás del precio así como definir un relato que te ayude a entender porqué ha hecho lo que ha hecho y en que zonas hay más probabilidades de que se mueva en el futuro. Para eso, no se trata de que te aprendas las mil y una figuras que se pueden llegar a generar, eso es imposible. Sino que sepas detectar zonas de imbalance (impulsos) y balance (retrocesos) donde poder empezar a entender los movimientos más básicos del precio.

Major creek

¿Entonces, por donde empezar a realizar un análisis técnico? Al mirar un gráfico es muy fácil empezar a trazar líneas por doquier; siempre aparecen figuras y formas que nos recuerdan a algo, y más si conocemos los patrones del precio más habituales. Te recomiendo que lo primero que hagas sea buscar el último impulso fuerte que haya tenido el precio en una temporalidad de 1 o 4 horas y lo marques en el gráfico:

Si el impulso es alcista, dibuja la resistencia más importante (a esta línea la llamaremos creek, que en inglés significa orilla), evitando los excesos del precio, como en la imagen que aparece a continuación:

Si por el contrario el impulso es bajista, tendrás que hacer lo opuesto, o sea, marcar el soporte más importante que detectes justo a continuación de la bajada del precio:

Este ejercicio te permitirá marcar una zona en la que el precio puede rebotar o cruzar con fuerza y te ayudará a delimitar una pauta plana o retroceso después de un impulso. También te servirá de referencia cuando entres en timeframes más pequeños. A esta línea la llamaremos major creek (línea mayor en el arroyo).

Si por lo que sea el impulso está por acabar, puedes marcar la línea del creek igualmente, buscando al menos dos puntos de apoyo. Si sólo hay uno tendrás que esperar a que se produzca un retroceso. Un ejemplo:

Minor creek

Una vez detectado el último impulso podrás bajar a temporalidades más pequeñas, por ejemplo, a 15 minutos o menos y con la misma dinámica, marcar los impulsos que creas más relevantes. A cada impulso marcarás su respectivo creek, que te dará una idea de las zonas en las que el precio se ha frenado. A estos creeks les llamaremos minor creeks, ya que los habremos marcado en temporalidades más pequeñas:

Si lo haces de este modo tendrás soportes y resistencias en diferentes timeframes que te ayudarán a encajonar y delimitar zonas en las que el precio se frena. Evidentemente, esto no sirve para entrar a mercado, sino para realizar un primer análisis simple y eficaz. Lo siguiente será aprender los tipos de patrones y estructuras que te encuentras más a menudo en los gráficos con el objetivo de detectar cambios de tendencia.


📖 Lectura recomendada: Análisis técnico de los mercados financieros.

Newsletter

Somos ya más de 400 suscritos. Recuerda, lo mejor lo dejo para la newsletter. No te olvides de apuntarte si quieres recibir un consejo cada semana y ahorrarte búsquedas en Google.

👇